miércoles, noviembre 23, 2005

La interrogación por el nombre

Penetra contesta, cuando se le arguye, sobre el nombre: ¨Todo Nombre es u ordinario o peregrino o metaforico o accidental o poético o analogo o abrupto o aliterado...¨

jueves, junio 23, 2005

A Penetra los ojos le arden, y no sabe como escribir eso: A Penetra los ojos le arden.

Todo nombre le parece inconmensurable. Toda palabra como cajas chinas, como capas geológicas, como lava.

Penetra sonrie y con esto sólo quiere decir que: Penetra sonrie.

Todo ese atropellamiento, todo este no decir lo que Penetra quiere, todo este no poder.

Penetra piensa que quiere escribir simplemente: Penetra sonrie. Mientras lo hace algo (otra) escapa a su conciencia.

Una ventana se abre en el mundo de Penetra, una ventana luminicente y compuesta de fractales y antimateria. Penetra escribe: FRACTALES Y ANTIMATERIA. Esas palabras: Fractales y anti-materia.

Penetra piensa que se va por las ramas porque no quiere decir que es transparente y nada le duele ni le mueve. Penetra quiere resistirse a ser escrita para desaparecer. Pero a lo que más se resiste es a no declarar que la ventana luminicente le ordena, de forma cuasis amistosa (como quien le clava a uno un alfiler en las cuencas de los ojos y le besa): Elija una Identidad.

Penetra sólo quiere escribir que sonrie. Penetra no dice en cambio que la sonrisa se la provoca la equiparación que hace en su cabeza, al ser incitada a elegir una Identidad. Penetra sólo escribe: Soy un Nombre. Me llamo Penetra Hiriente y Escritofrénica.

miércoles, junio 22, 2005

Después de todo

Después de todo (y con un ataque de lejania en los ojos) Penetra piensa que un nombre sí es una descripción comprimada. Lo que la inquieta es pensar en el numero de nombres que puede cargar cada uno para tratar de armar el rompecabezas de la Identidad.


La lejanía se sigue abriendo paso por sus pupilas y por eso no capta un fenomeno que subitamente atravieza una neurona. Todavia no sabe que ese ignorado aparecere antes de lo que se (no) se imagina.

sábado, abril 16, 2005

Still

Penetra se encuentra en estado de incubación.

jueves, marzo 17, 2005

Algunos me llaman Hiriente, pero mi verdadero apellido es ESCRITOFRENICA.


(Mientras pronuncio esto soy una mueca)

martes, marzo 01, 2005

El porqué de PENETRA

El cuerpo es la carne que se abre.
El cuerpo se narra, se transforma, es la historia en movimiento.
El cuerpo es el simulacro político por excelencia. El poder siempre opera transformando los cuerpos.

En este caso, el cuerpo es el texto.

El porqué de PENETRA

El cuerpo es la carne que se abre.
El cuerpo se narra, se transforma, es la historia en movimiento.
El cuerpo es el simulacro político por excelencia. El poder siempre opera transformando los cuerpos.

En este caso, el cuerpo es el texto.

Por eso Penetra.

El porqué de PENETRA

El cuerpo es la carne que se abre.
El cuerpo se narra, se transforma, es la historia en movimiento.
El cuerpo es el simulacro político por excelencia.
El poder siempre opera transformando los cuerpos.

En este caso, el cuerpo es el texto.
Una Mujer que es una Palabra que es un Nombre no puede tocarse, por eso Me Llamo Penetra y Soy Impenetrable.
Aquí Yo la escribo a ella, hablo por ella. Allá (en la vida) Ella me vive, me actúa y me camina.
A Penetra le gusta la ropa interior que hace daño.
Penetra es un trabajo peligroso, mi cuerpo se duele al cambio. Sin embargo, no habrá renuncia en este caso.
Penetra recuerda cuando era Yo, y a través de esto, Yo apenas recuerdo como emergió Penetra.

Penetra se me escribió como un escalofrío, me cambio el color del pelo, la manera de mirar , la voz, la risa. Me hizo dejar de el tabaco y el alcohol. Cambio mi Bisexualidad por asexualidad. Penetra recibe amenazas del exterior todo el tiempo. No se librarme de ella, tampoco tengo intenciones de hacerlo.

Transliteral

En realidad Penetra es un cambio trans-literal.
Me encuentro frente al espejo. Observo unos ojos fríos, el pelo negro y la sonrisa que es un rictus. De esa imagen emerge una frase, una afirmación: Yo me llamo Penetra.

Esta afirmación no es del todo cierta. Yo no es me Llamo. Aunque No Soy Penetra, en esa cabeza, mi anterior cabeza, que ahora ocupa ella Yo se llama Penetra.
Penetra se esta encarnando en mi y Yo la escribo a Ella. Soy un texto.

Amenazas constantes (narrativas para sociedad de consumo)

[[[[[[[[[Penetra esta amenazada de muerte por las puertas eléctricas.]]]]]]]]]]

Penetra Dixit

Hay en todo trazo, en toda línea, una ceguera.




[Unicamente en el cuerpo, esto desaparece]

Penetra solo lee a La Mujer-Mente-Palabra.

Esto lee Penetra:

Y entonces algo ocurrió y empecé a descubrir los nombres de las cosas, lo cual no significa descubrir los nombres sino descubrir las cosas las cosas que ver las cosas que mirar y al hacerlo tuve por supuesto que nombrarlas no para darles nuevos nombres sino para comprobar que podía descubrir que están allí por sus nombres o sustituyendo sus nombres. Y ¿cómo iba a hacerlo? Tenia sus nombres y lógicamente yo les llamaba por sus nombres y al hacerlo después de empezar a mirarlas les llamaba con sus nombres con pasión y aquello se hizo poesía, yo no pretendía hacer poesía, pero lo hice, hice tender buttons.

jueves, febrero 24, 2005

R-2323

Busco, poner de relieve, en las letras una escritura que se analice y autocritique. Una escritura que sea su propia deconstrucción, su propia desescritura. Penetra es eso. Es la certeza de que en cuanto la escritura encarne al cuerpo esto disparara una explosión bi-direccional y tridimensional. Una eclosión Letra-Cuerpo-Letra.

El cuerpo se vuelve unidimensional y la letra Tridimensional. Eso es PENETRA.